33.1276.3181 contacto@turismotequila.com
. . . Need an Interpreter/Translator? Please call us!!

Santo Toribio Romo

Santo Toribio Romo nació en Santa Ana de Guadalupe, municipio de Jalostotitlán, Jalisco el 16 de abril de 1900. Ingresó al Seminario auxiliar de San Juan de los Lagos y luego al Seminario de Guadalajara. El señor arzobispo Francisco Orozco y Jiménez le confirió el diaconado el 22 de septiembre de 1922, y el 23 de diciembre del mismo año administró la ordenación sacerdotal.

Prestó su servicios ministeriales en Sayula, Tuxpan, Yahualica y Cuquío, hasta septiembre de 1927, cuando se hizo cargo de la parroquia de Tequila, Jalisco, lo cual no era una misión apetecible ya que el municipio era entonces uno de los lugares donde las autoridades civiles y militares más perseguían a los sacerdotes.

No se intimidó por ello y localizó una antigua fábrica de tequila que se encontraba abandonada cerca del rancho Agua Caliente, la utilizó como refugio y lugar para seguir celebrando misas.; presintió que allí sería su muerte inevitable, y lo dijo: «Tequila, tú me brindas una tumba, yo te doy mi corazón».

Por los graves peligros el padre Toribio no podía vivir en el curato de Tequila, y se hospedó en la barranca de Agua Caliete en la casa del señor León Aguirre. En diciembre de 1927, el hermano menor de Toribio fue ordenado sacerdote y enviado también a Tequila como vicario cooperador; a los pocos días llegó también su hermana María para atenderlos y ayudarlos.

MARTIRIO Y SANTIDAD

El padre Toribio había ofrecido su sangre por la paz de la Iglesia y pronto el Señor aceptó el ofrecimiento. El Miércoles de Ceniza, 22 de febrero, el padre Toribio pidió al padre Román (su hermano) que le oyera en confesión sacramental y le diera una larga bendición; antes de irse le entregó una carta con el encargo de que no la abriera sin orden expresa. También pasó jueves y viernes arreglando los asuntos parroquiales para dejar todo al corriente. A las 4 de la mañana del sábado 25 acabó de escribir, se recostó en su pobre cama de otates y se quedó dormido.

De pronto una tropa compuesta por soldados federales y agraristas, avisados por un delator, sitió el lugar, brincaron las bardas y tomaron las habitaciones del señor León Aguirre, encargado de la finca y un agrarista grita: «¡Este es el cura, mátenlo!» Al grito despertaron el padre y su hermana y él contestó asustado: «Sí soy… pero no me maten»… No le dejaron decir más y dispararon contra él; con pasos vacilantes y chorreando sangre se dirigió hacia la puerta de la habitación, pero una nueva descarga lo derribó. Su hermana María lo tomó en sus brazos y le gritó al oído: «Valor, padre Toribio… ¡Jesús misericordioso, recíbelo! y ¡Viva Cristo Rey!» El padre Toribio le dirigió una mirada con sus ojos claros y murió.

Estando muerto ya su hermano, la amarraron espalda con espalda con el cadáver, en tanto armaban una camilla de ramajes para transportar el cuerpo del Padre Toribio a la ciudad de Tequila.

El 22 de noviembre de 1992, Santo Toribio fue beatificado, y el 21 de mayo de 2000 fue canonizado por el Papa Juan Pablo II.

RELIQUIAS

El padre Toribio murió como mártir de la fe cristiana el 25 de febrero de 1928. Fue sepultado en el panteón de Tequila, donde aún existe la tumba. Veinte años después de su sacrificio, los restos del mártir Toribio Romo regresaron a su lugar de origen, y fueron depositados en la capilla de Jalostotitlán.

Algunas reliquias se conservan en el templo Santiago Apóstol y su tumba en el panteón de Tequila En el lugar de su martirio ya se construye un majestuoso templo para que los fieles puedan venerarlo.

Leave a Reply

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.

Comentarios recientes